Demora en decisión final de dominancia creciente de Claro es una señal muy negativa: Telefónica Movistar

Los operadores del mercado de telecomunicaciones colombiano persisten en la disputa sobre la decisión del Gobierno de declarar la dominancia o no de Claro.

Luego de las afirmaciones del vicepresidente de asuntos regulatorios de la compañía sobre este tema, no tardaron en salir las respuestas de otros operadores. Telefónica Movistar por su parte arremetió contra la aseveración de Claro de que la decisión de declarar o no la dominancia debe hacerse por los nuevos miembros de la Comisión de Regulación de Comunicaciones (CRC) y no por los que ya están de salida con la aprobación de la Ley TIC. 

Según Movistar, esto es injustificado ya que se desconoce el trabajo riguroso que todo el equipo actual lleva adelantando desde fines de 2016, y que la principal causa de la dilación del procedimiento ha sido el excesivo garantismo de la Comisión para garantizar el debido proceso y el derecho de defensa de Claro. 

“Esperar al nombramiento de los nuevos comisionados y su grupo asesor, por la entrada en vigencia de la Ley de Modernización del sector TIC, retrasará aún más la decisión de forma innecesaria. Esa actuación ha tenido una extensa duración de más de 28 meses, principalmente por estrategias dilatorias del operador dominante”.

De otro lado, Telefónica destaca que esta situación deja a los demás operadores sin el marco necesario para poder competir en sanas condiciones de mercado, y generar las inversiones que se necesitan para adelantar la cuarta revolución industrial. “La falta de decisión, con independencia de su sentido, genera inseguridad jurídica para la industria”.

Movistar mencionó que la situación actual del mercado de servicios móviles requiere de la intervención del Estado ya que sí favorece a Claro de forma injustificada.

“Defendemos la remuneración adecuada por el uso de la infraestructura, y llamamos la atención de lo que actualmente sucede en voz móvil: mientras que nuestra red es abierta, con 50% del tráfico que va a otros operadores, la de Claro se mantiene cerrada pues 70% de su tráfico es al interior de su red (on net), por lo cual Telefónica debe pagarle a Claro COP$25 mil millones anuales”. 

Según la compañía, precisamente por realidades como esta, la falta de decisión por parte de la CRC y de medidas regulatorias que combatan la dominancia, solamente favorece a Claro, quien puede continuar explotando su posición de mercado en detrimento de los competidores y de los usuarios de los servicios.

Noticias