EPM terminó presa de proyecto Hidroituango este viernes

“Terminar la construcción de la presa del proyecto hidroeléctrico Ituango es un hito que significa mucho para todos los colombianos, en especial para los habitantes de los municipios ubicados aguas abajo de esta gran obra que está llamada a ser un importante eje del desarrollo social, económico y ambiental del país en la próxima década”. Así lo expresó este viernes el Gerente General de EPM, Jorge Londoño De la Cuesta, al informar sobre la culminación de los trabajos que permitieron llevar esta estructura a la altura de 435 metros sobre el nivel del mar (msnm), es decir, la máxima establecida en los diseños originales de la futura central de energía.

En un acto que tuvo lugar este viernes con la presencia del Alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez Zuluaga, representantes de las entidades y empresas que tienen relación con el proyecto y autoridades de la zona, Londoño De la Cuesta enfatizó que “tenerla en su altura final es un avance importante en la reducción de los riesgos para las poblaciones aguas abajo”.

También indicó el gerente que a partir de este y otros avances las autoridades competentes podrán hacer las verificaciones del caso para determinar la posibilidad de reducir la alerta roja que hoy está vigente entre el sitio de presa, Puerto Valdivia y el corregimiento Puerto Antioquia, en el municipio de Tarazá, aguas abajo del proyecto Ituango.

La compañía antioqueña explicó que para continuar en la reducción de los riesgos para las comunidades aguas abajo, a finales del pasado mes de mayo se logró dejar cerrada la primera de las dos compuertas de la galería auxiliar de desviación, GAD, como lo informó EPM oportunamente, y se trabaja en la instalación de la segunda compuerta que deberá dejarse operativa a finales de este año. Igualmente, se está adelantando el diseño para la ejecución del primer pretapón en el túnel derecho de desviación.

Características técnicas

La presa, de tipo enrocado con núcleo impermeabilizado (ECRD), fue construida cumpliendo los más altos estándares técnicos nacionales e internacionales. Tiene 225 metros de altura y 20 millones de metros cúbicos de volumen. Su altura es casi dos veces el edificio Coltejer de Medellín y tiene nueve metros más que el edificio de mayor altura en Colombia, ubicado en Bogotá. Está localizada inmediatamente aguas arriba donde desemboca el río Ituango al río Cauca, en el que se tiene un caudal medio de 1.010 m3/s.

La base de la estructura es de cerca de 1 kilómetro de extensión, medida entre su “pata” aguas arriba y su “pata” aguas abajo. Está construida entre las cordilleras Central y Occidental: el municipio de Ituango en la Occidental y el lado de Briceño, sobre la Central. Entre macizo y macizo la presa mide 550 metros. Se empezó a construir inmediatamente después de realizarse la operación de desvío del río Cauca, en febrero de 2014, y su terminación estaba proyectada para julio de 2018. 

Cuando se presentó la contingencia, el 28 de abril de 2018, la presa estaba en la cota o altura de 380 msnm (por debajo de la cota 401 msnm del vertedero), y en vista de que en ese momento se inició un proceso de llenado prematuro del embalse, se tomaron varias decisiones técnicas para salvaguardar la vida de las personas aguas abajo, ante un eventual sobrepaso del agua por encima de la presa. La primera de ellas fue desviar el agua del río Cauca a través de la casa de máquinas, y la segunda, precisamente ante la amenaza de un daño en la estructura de la presa, se decidió subirla rápidamente mediante un procedimiento que se denominó “lleno prioritario”, para asegurar que se alcanzara la cota 410 msnm y de esta manera proteger a las poblaciones del Bajo Cauca, específicamente Puerto Valdivia, Tarazá, Cáceres, Caucasia y Nechí.

Cuando la presa estuvo en la cota 418 msnm y para garantizar que la zona de presa donde se construyó el lleno prioritario (cotas 380 a 418 msnm) tuviera una mayor garantía de impermeabilidad, se adelantó la construcción de una pantalla de concreto plástico.

La presa, como los distintos frentes de obra del proyecto Ituango, tiene un seguimiento las 24 horas desde el Centro de Monitoreo Técnico. Durante los cerca de 15 meses de su operación, todos los indicadores han mostrado estabilidad y normalidad.

La vigilancia se realiza, entre otros mecanismos, con radares, piezómetros, inclinómetros, celdas de presión, celdas de asentamiento y medición de las infiltraciones. Estas últimas se mantienen en niveles muy inferiores a los límites permitidos para la seguridad de la estructura. Todas las presas en el mundo presentan filtraciones que deben ser controladas adecuadamente.

La construcción de esta presa permitió generar el embalse que, en su máxima capacidad, tendrá una extensión de 75 kilómetros.

La empresa señaló que trabaja para superar la contingencia, con una escala de valores empieza con asegurar la vida de las personas en los municipios aledaños al proyecto y la vida de los trabajadores en la obra; en segundo lugar, la protección ambiental y finalmente recuperar el proyecto desde el punto de vista técnico, con la expectativa, el optimismo y el compromiso de sacar adelante la obra y empezar a generar energía para Colombia a finales del año 2021.

 

 

 

Noticias