A medida que incertidumbre afecta inversiones y problemas comerciales persisten, perspectivas de crecimiento podrían seguir deteriorándose: BNP Paribas

Foto: Pixabay

Según un informe revelado por Marcelo Carvalho, Global Head of Emerging Markets Research, y Luiz Eduardo Peixoto, Emerging Markets Economist de BNP Paribas en Londres, sobre la perspectiva de política monetaria de los mercados emergentes, una combinación de inflación históricamente baja y la disminución de las perspectivas de crecimiento ha desencadenado un brote de recortes de tasas en los mercados emergentes que se espera se intensifique durante el próximo mes.

"El crecimiento ha decepcionado las proyecciones de los bancos centrales de los mercados emergentes este año; de hecho, nuestras propias previsiones de Producto Interno Bruto (PIB) real de los mercados emergentes (EM) para 2019 están, en promedio, 40 pb por debajo de las últimas proyecciones de los bancos centrales" señala. 

"En ese escenario, creemos que los riesgos para la actividad económica todavía están sesgados a la baja. Las perspectivas de crecimiento podrían seguir deteriorándose a medida que la incertidumbre afecta las inversiones y los problemas comerciales persisten".

"No creemos que el calendario de eventos en los países de los mercados emergentes (EM) se interponga en los recortes de tasas, aunque se identifica un posible aumento en la volatilidad del mercado local". 

"Creemos que la flexibilización esperada por parte de la Reserva Federal de los Estados Unidos y del BCE ayudará a aumentar el margen de maniobra para los recortes de tasas en los mercados emergentes (EM). Además, identificamos que algunas actividades han llevado a una caída en los rendimientos del G10 y en las tasas de referencia de los mercados emergentes". 

"Nuestro análisis identifica la inflación como un impulsor más fuerte que el FX para las tasas de política monetaria de los mercados emergentes (EM), siempre y cuando los movimientos de FX no sean tan grandes como para alterar las perspectivas de inflación".

"De acuerdo con nuestros análisis de regresión, identificamos poca correlación entre las fluctuaciones de FX y los cambios posteriores en las tasas de política (aumentos y recortes) en 21 mercados emergentes (EM) durante 2009–19".

"En nuestro análisis, los cambios en la inflación general anual del IPC tuvieron una correlación estadísticamente significativa con las decisiones del banco central en 15 países de los mercados emergentes (EM). Los aspectos más destacados incluyen Corea del Sur, Colombia, Brasil y Turquía; todos han pasado por períodos prolongados de desinflación tras las rápidas reacciones de los bancos centrales locales".

"Esperamos que la mayoría de los países con correlaciones significativas entre inflación y tasas terminen el año con tasas de política monetaria más bajas. Es improbable que los bancos centrales reduzcan las tasas en países de los mercados emergentes que no han estado siguiendo tendencias más amplias de baja inflación. En consecuencia, creemos que las tasas se mantendrán en espera en Polonia y Hungría debido a sus mercados laborales ajustados y al aumento de la inflación".

"En nuestra muestra, encontramos que los cambios en la tasa de referencia de la Reserva Federal son relevantes para las decisiones posteriores del banco central en cinco países de los mercados emergentes (EM): Turquía, México, Indonesia, Arabia Saudita y Filipinas. Esperamos que todos estos países extiendan (o comiencen) sus ciclos de relajación a medida que la Fed reduzca aún más las tasas". 

"El hallazgo de que las decisiones de tasas de política se han vuelto menos dependientes de los movimientos de divisas, lo que podría reflejar el cambio hacia una meta explícita de inflación en muchos mercados emergentes (EM). En ese contexto, la inflación que apunta a la credibilidad de los bancos centrales depende de su capacidad para anclar las expectativas de inflación en torno a las metas oficiales, por lo que se esperaría que las expectativas de inflación sean menos sensibles a las fluctuaciones monetarias".

"Los coeficientes de transferencia estimados (que miden el impacto de la inflación por las fluctuaciones en la tasa de FX) han disminuido tanto para las economías avanzadas como para las emergentes, según un estudio del FMI".

"En otras palabras, se necesitan devaluaciones de divisas más grandes y persistentes para impulsar el alza de la inflación. Desde Brasil y México hasta Corea del Sur e India, los movimientos de divisas parecen menos relevantes para la dinámica de inflación que antes; sin embargo, se identifican algunas excepciones como Argentina y Turquía en donde los grandes cambios de divisas el año pasado implicaron una inflación de dos dígitos".

 

Noticias