Financiamiento y capital humano, lo que más demandan las empresas para aumentar productividad: estudio Confecámaras

 

En el marco del Congreso “Detonantes del Crecimiento Económico, evento organizado por la Confederación Colombiana de Cámaras de Comercio (Confecámaras) en la ciudad de Cartagena, se dio a conocer el estudio denominado “Observatorio de Articulación para la Competitividad Empresarial.

El Observatorio, que fue elaborado por Confecámaras, fue creado con el objetivo de aportar al diseño, implementación y el seguimiento de políticas y programas de desarrollo empresarial. Así las cosas, en el estudio se estudia la oferta y demanda de programas de desarrollo productivo a nivel regional, para cotejarlo con la oferta a nivel nacional y señalar al país la hoja de ruta que hay que seguir para avanzar en material de competitividad empresarial. Hay tres puntos en esa ruta estratégica que se demarcó: 1. La identificación de las necesidades de los empresarios; 2. Mapeo de la oferta territorial para el desarrollo empresarial; 3. Análisis de las brechas de articulación.

En el documento revelado se evidencia que la Financiación y la Formación de Capital Humano, con un 15,6% y 12,6% respectivamente, son los factores que más demandan los empresarios del país para aumentar su productividad.

Entre los puntos que resaltan de los puntos más demandados en financiamiento y capital de trabajo están: buscan financiamiento para capital de trabajo y para adquirir activos fijos; de otro lado, en formación de capital buscan: desarrollo de liderazgo, habilidades gerenciales y directivas, capacitaciones de sus empleados (diplomados, cursos de actualización y adopción de mejores prácticas).

En el Observatorio se hace énfasis en que hay una brecha entre los factores claves para que las compañías crezcan y la oferta de programas para el fortalecimiento empresarial. Se observa que la oferta de programas se orienta a innovación, emprendimiento y transferencia de conocimiento, entre tanto, financiación es la necesidad menos priorizada, tanto a nivel nacional como territorial.

También señala que los programas pretenden impactos genéricos, no focalizados y, además, no están segmentados para emprendedores o por tamaño de empresa. El 46% de los instrumentos están dirigidos a emprendedores; micro, pequeñas, medianas, grandes empresas y en la academia.

Según el estudio, hace falta coherencia entre la oferta y demanda de los factores para aumentar la productividad. Plantea la necesidad de aunar esfuerzos en materia de financiación y clústeres, esto, debido a su importancia en la demanda.

Entre las recomendaciones que hace el Observatorio están:

Implementar iniciativas conjuntas en donde los ministerios y otras entidades trabajen al unísono, generando articulación horizontal.
Continuar con los esfuerzos que está realizando el Gobierno Nacional para articular sus políticas y programas teniendo en cuenta las necesidades de los empresarios y las prioridades de las regiones, propiciando así la articulación vertical.
Implementar la Política de Desarrollo Productivo teniendo en cuenta aspectos como: el nivel de desarrollo de los departamentos, el tamaño empresarial y el sector.

Evaluar la focalización de los instrumentos o programas de desarrollo empresarial para incrementar su impacto.

Adoptar procesos de evaluación con métricas e indicadores para detectar rápidamente los ajustes que deben realizarse a los programas e implementar una agenda de aprendizaje.
Compartir buenas prácticas entre las regiones en diseño, implementación y evaluación de programas.

Alinear los planes departamentales de desarrollo con la Agenda Departamental de Competitividad e Innovación, hoja de ruta estratégica y consensuada, para propiciar la articulación.

Articularse en la implementación de proyectos regionales de alto impacto para los departamentos y sus municipios, que respondan a la estrategia de desarrollo concertada en el marco de las Comisiones Regionales de Competitividad.

Noticias