Número de mujeres que usan motocicleta se ha duplicado en los últimos ocho años

Foto: Pixabay

Uno de cada seis colombianos utiliza la moto como medio de transporte, el número de mujeres que usan este vehículo se ha duplicado en los últimos ocho años y se confirma que la moto es utilizada para trabajar. Estas son algunas de las conclusiones del estudio “Las motocicletas en Colombia: aliadas del desarrollo del país Vol.2" presentado por el comité de motocicletas de la ANDI.

AKT, Auteco, Auteco Mobility, Fanalca Honda, Hero, Incolmotos Yamaha y Suzuki, las siete ensambladoras de motocicletas que hacen parte del Comité de Ensambladoras de Motocicletas de la Cámara Automotriz de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (ANDI), presentan el estudio ‘Las motocicletas en Colombia: aliadas del desarrollo del país’, cuyo objetivo es caracterizar la industria, el usuario, su contexto y recomendar estrategias para la consolidación de una política pública integral, moderna, necesaria e incluyente, que considere al motociclista un actor vulnerable y esencial en la vía.

El estudio señala que uno de cada seis colombianos usa la motocicleta para transportarse, realizando en total más de 50 millones de viajes diarios. El 92% de las motocicletas son empleadas como vehículo de trabajo y transporte, mientras que tan solo el 8% se usa para recreación o deporte. Las mujeres han pasado a representar el 31,8% de las nuevas compradoras de motos en el país, lo cual corresponde a un incremento de casi el 100%, comparado con 2011 cuando su participación era de 16%. En 2018, 70,2% de los nuevos propietarios de motocicletas están empleados y el 25,9% trabaja como independiente. La motocicleta es un instrumento de trabajo netamente popular utilizado para actividades de mensajería, repartición de correo y periódicos, domicilios y otros oficios de importancia para la vida diaria, con los cuales estos motociclistas sostienen a sus familias.

Por su parte, las motocicletas son la forma más asequible de transporte personal motorizado en muchas partes del mundo. En varias regiones, incluyendo a Colombia, son el tipo más común de vehículos a motor y más ampliamente utilizado. En nuestro país representan más del 60 % del parque en circulación de vehículos. Por tanto, las motocicletas son cruciales para nuestra economía nacional.

Las cifras del año 2018 dejan ver que la gran mayoría de los compradores de motocicletas nuevas son hombres (68,2%), aunque la participación de la mujer como compradora de motocicletas ha venido creciendo de manera importante. De acuerdo con el documento, en 2018 el sector de ensamble de motocicletas empleó directamente a 7.035 personas, a 28.140 incluyendo la industria de proveedores, y a unos 70.000 en el comercio, servicio, talleres, importadores y negocios relacionados, lo que demuestra su compromiso con el desarrollo económico del país.

Las tasas de accidentalidad y muerte en motocicletas han bajado sistemáticamente cada año durante la última década. Sin embargo, la visión de la industria es llegar a cero en ambos casos y por eso se ha comprometido con la protección y seguridad de los usuarios de este tipo de vehículos. En las motocicletas se encuentran diferentes componentes que aportan a la seguridad del usuario, como son los frenos, las llantas, las luces y el casco, entre otros, cada uno con aspectos a destacar dada su importancia. Las ensambladoras de motos en Colombia están comprometidas con proveer cada vez mejores componentes y por ello aplican innovación, tecnología, investigación y desarrollo, colaborando estrechamente con la industria proveedora local y fortaleciéndola.

Las ensambladoras y sus casas matrices desarrollan de manera permanente nuevas tecnologías para permitir el ahorro de combustible y lograr reducir las emisiones. Además, transmiten al usuario la importancia de la cultura de mantenimiento y de las prácticas de conducción más amigables con el medio ambiente. Las motocicletas que utilizan tecnología Euro 3 garantizan importantes reducciones en emisiones de contaminantes, en prueba dinámica entre Euro 2 y Euro 3, para el monóxido de carbono (CO) el límite de emisión genera una reducción del 64 %, así mismo las reducciones de óxidos de nitrógeno (NO+NO2) e hidrocarburos (HC) son de 50 % y 33% respectivamente. La industria de motocicleta asociada a la ANDI ofrecerá al país a partir de enero de 2021, motocicletas con estándares de emisión EURO 3.

Finalmente, el estudio revela que la industria de motocicletas ha implementado avances tecnológicos importantes para el mejoramiento del parque automotor que aportan significativamente a una mejor calidad del aire. De igual manera adelantan programas posconsumo y apoyan el desarrollo de la economía circular en Colombia.

Noticias