Turquía inicia la ofensiva militar en Siria

Foto: Pixabay 

 

Turquía ha lanzado este miércoles una ofensiva militar sobre las milicias kurdas en el norte de Siria días después de que las tropas de Estados Unidos se retiraran de la zona  con ataques aéreos apoyados por artillería contra posiciones cercanas a la localidad fronteriza de Ras al Ain.

A las cuatro de la tarde, hora turca (15.00 en la España peninsular), el Ejército de Turquía recibió la orden de ataque y sus aviones comenzaron a bombardear objetivos de las milicias kurdas. “Las Fuerzas Armadas Turcas, junto con el Ejército Nacional Sirio [rebeldes anteriormente vinculados al Ejército Libre Sirio] lanzaron la Operación Manantial de Paz contra los terroristas del PKK-YPG y el Daesh [Estado Islámico] en el norte de Siria”, anunció el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, en un mensaje de Twitter.

Los cazas turcos bombardearon las poblaciones de Ras al Ain, Tel Abyad y Qamishli, situadas justo frente a la frontera turco-siria, y las televisiones turcas mostraron imágenes de columnas de humo elevándose sobre ellas y varios incendios en las áreas fronterizas. Los ataques aéreos fueron apoyados por bombardeos de artillería. Según Turquía, los objetivos son bases militares, posiciones de artillería y depósitos de armas de las Unidades de Protección Popular (YPG) y las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), las fuerzas militares de los kurdos de Siria a las que Ankara acusa de terroristas por sus estrechos vínculos con el PKK, grupo armado que atenta en Turquía desde 1983.

El Ministerio de Defensa turco ha asegurado que su "único objetivo" son "los terroristas" y que pone el máximo cuidado en no dañar a civiles ni las infraestructuras de la zona. Pero en muchos casos, estos objetivos de las FDS se hallan en medio de ciudades. Según aseguró una fuente humanitaria kurda a EL PAÍS, en la aldea de Hoshan 7 civiles murieron y otros 16 resultaron heridos y fueron evacuados al hospital de Ain Issa. “Están bombardeando y los civiles están huyendo de Ras al Ain”, ha confirmado, por WhatsApp, el español Joan García, actualmente voluntario en el Centro de Información de Rojava (Kurdistán sirio). Poco antes,  cerca de un millar de personas se habían congregado en la localidad para acampar y formar un "escudo humano" para protestar contra la ofensiva turca.

Los bombardeos han provocado el pánico entre los civiles y los vecinos de las localidades fronterizas están huyendo "hacia el interior o hacia Hasaka, porque allí hay tropas del Ejército regular sirio", ha explicado por teléfono un empleado de la ONU que ha pedido el anonimato. Esta fuente también ha apuntado que el organismo internacional les ha avisado de que el personal de Naciones Unidas será replegado en caso de ataque aéreo y, por tanto, "no se podrá mantener la distribución de ayuda". En esta región habitan cerca de seis millones de civiles, de los cuales más de 1,6 millones necesitan asistencia humanitaria y 650.000 son desplazados de otras regiones sirias, según informaciones de la ONG Save The Children.

Por otro lado, al menos media docena de proyectiles lanzados desde Siria cayeron en las localidades turcas de Nusaybin y Ceylanpinar, algunos en zonas residenciales, aunque no se registraron heridos.

Noticias